Pensamientos del cuarto piso

Valeria Griego/ April 28, 2020/ Noticias/ 0 comments

Abril de 2020 – p. Pat Murphy, c.s.

Al ingresar a la Casa del Migrante por primera vez, lo que más llama la atención es la enorme escalera que  lleva al cuarto piso . Debo decirles que es un largo viaje que consta de tres tramos de escaleras empinadas y un total de 43 escalones. Al llegar a la cima, encontrarán una puerta con un letrero que dice Director,  y ahí es donde me encuentro  desde el 30 de marzo,  y es donde  podrán encontrarme al menos hasta el 30 de mayo. México acaba de emitir una orden de cuarentena  “quedarse en casa” hasta finales de mayo.

Ahora, de acuerdo a la opinión de los médicos, yo soy parte de la población “vulnerable” ,  claro que no me  siento así , pero dicen que  cumplo con las características : 68 años de edad, diabético y con un poco de sobrepeso, así que sí, puede llamarme Señor vulnerable. Sin embargo, debo admitir que algunos días me siento igual que el Papa Francisco, salgo a mi balcón y ofrezco bendiciones papales libres de los confines seguros del cuarto piso. Permíteme asegurarles que estas no son bendiciones vulnerables, sino signos extremadamente saludables de la cruz.

También debo confesar que todos los viernes me las arreglo para ponerme los pantalones (el resto de la semana estoy en sudadera y pants deportivos ) y me aventuro a bajar porque TGIF (Gracias a Dios es viernes)  y puedo ir a la oficina de correos en San Diego  para  recoger el correo de la Casa. Aunque soy vulnerable, debo cruzar la frontera porque soy la única persona  del equipo que puede cruzar fácilmente la frontera y regresar a México sin problemas. Al menos así fue hasta el viernes pasado cuando, justo antes de ingresar a México, fui detenido por las autoridades de inmigración de Estados Unidos que me interrogaron de manera acusatoria pero muy cómica al mismo tiempo :

Agente: Señor, ¿cuál es su negocio en México?

Yo: vivo allí

Agente: ¿Transporta armas o municiones?

Yo: Iba a responder con un comentario inteligente , pero en lugar de eso ofrecí un simple- No. 

Agente: ¿Está en posesión de más de $ 10,000?

Yo: Una vez más dudé y me reí por dentro y simplemente dije: No señor

Agente: Señor, ¿sabe que no es un delito transportar $ 10,000 pero si miente es un delito federal?

Yo: No, te aseguro que no tengo $ 10,000 dólares

Agente: ¿Cuál fue el propósito de su viaje a los Estados Unidos?

Yo: (Realmente le encantará esta respuesta) – Fui al banco (esto era una pequeña mentira piadosa, pero pensé que jugaría un poco con él)

Agente: ¿Dónde está ubicado el banco?

Yo: Bank of America en San Ysidro

Agente: ¿Cuánto dinero sacaste del banco?

Yo:  $ 200

Agente: ¿Puedo ver su pasaporte?

Yo: (otra oportunidad para divertirme) -Lo siento, no tengo , pero tengo mi tarjeta Sentri (un documento legal que permite cruzar la frontera sin la espera de las largas filas)

Agente: Déjeme verlo y una vez más, ¿está  seguro de que no tiene  $ 10,000? Déjeme ver su billetera

Yo: Aquí puedes ver que tengo poco dinero ( le mostré alrededor de $ 50.00 en efectivo)

Agente: Eso es mucho dinero para traer a México

Yo: Solo son $ 50.00 dólares y vivo en Tijuana

Su compañero revisó mi documento que claramente indica quién soy el Padre. Pat Murphy – Director de la Casa del Migrante.

En segundos me devolvió el documento,  y me hizo pasar sin siquiera decirme el tradicional: gracias y que tenga un buen día. Apenas puedo esperar hasta el próximo viernes, cuando pueda volver a hacer esto. La próxima vez estaré preparado para ofrecer respuestas más creativas y tratar de alegrar  su día. 

En resumen, después de esta pequeña entrevista de inmigración, comencé a sentirme un poco vulnerable,  y recuerden que soy ciudadano estadounidense y residente permanente en México. No  puedo imaginar lo vulnerable que esa entrevista podría hacer sentir a otros migrantes.

En estos días, uno de mis pasatiempos favoritos es hacer entrevistas por teléfono, Zoom o SKYPE. Me gusta hacerlo temprano en la mañana alrededor de las 10 a.m. y después de mi segunda taza de café,  porque es cuando estoy en mi mejor forma y no me siento demasiado vulnerable . En este primer mes de “quedarse en casa”, he hecho casi una entrevista por día, la mayoría de estas entrevistas se pueden encontrar en el Facebook de la Casa. Algunas de las preguntas más comunes que ofrecen los reporteros son:

  1. ¿Cómo le va a la Casa del Migrante con la situación  de la pandemia?
  2. ¿Cómo están los migrantes en la Casa?
  3. ¿Cómo le  va personalmente?

Así que pensé en hacer  una “auto entrevista” para todas y todos  mis lectores,  y simplemente responder estas preguntas en orden inverso, así que aquí voy : 

Primero, estoy muy bien para ser un viejo sacerdote misionero vulnerable. En el pasado siempre solía quejarme de que no tenía suficiente tiempo para descansar, para rezar y leer lo suficiente. Bueno, adivinen qué :  ten cuidado con lo que deseas,  porque ahora parece que tendré al menos dos meses de tiempo libre para hacer todas esas cosas que nunca hice por falta de tiempo, porque la vida en el cuarto piso me da todo el tiempo que necesito para hacerlas. 

Otra ironía es que en 2020 estoy celebrando mi 40 aniversario como sacerdote misionero y,   dado que al cumplir 40 años de servicio tenemos dos meses de vacaciones, estaba haciendo todo tipo de planes mentales para hacer un pequeño mini sabático que habría incluido: tiempo para descansar, leer y retirarse. En estas reflexiones mentales sobre mi año sabático, la posibilidad de hacer las tres cosas a la luz de una pandemia mundial ciertamente no era parte del plan. Recientemente recordé la sabiduría de una frase que escuché hace muchos años que dice algo así: hacemos planes y Dios se ríe de nuestros planes. Estoy muy feliz de que Dios tenga tan buen sentido del humor. 

En segundo lugar, a los periodistas siempre les gusta preguntarme: ¿cómo están los migrantes en casa? La forma más simple de responder es: tenemos un grupo de 33 migrantes de todo el mundo (incluidos seis niños) y me gusta recordarles que están de vacaciones VIP internacionales durante dos meses. Les damos 3 comidas excelentes todos los días preparadas por un chef profesional, refrigerios, todo tipo de actividades que incluyen clases de inglés, francés, una siesta todos los días, noches de karaoke y todo tipo de juegos donde pueden ganar premios. Lo único que les pedimos es practicar distanciamiento social, lavarse las manos con frecuencia, usar gel antibacterial y hacer algunas tareas básicas. Sí, estos dos meses en Casa pasarán a la historia como ¨la historia de los migrantes VIP¨.

Por otro lado, no es tan fácil convencer a las personas de que quedarse en casa y no ir a trabajar podría salvarles la vida. Al comienzo del brote del virus, teníamos más de 50 personas migrantes  en la Casa y aproximadamente la mitad entraba y salía a trabajar todos los días. A medida que aumentaba el peligro de la pandemia, contratamos a un médico a tiempo parcial para que pudiéramos hablar sobre este desafío en materia de salud, de manera que tuviera sentido para las personas. En consulta con nuestro médico, tomamos la decisión a mediados de marzo de que era hora de cerrar las puertas de la Casa y proteger a aquellos que deseaban refugiarse hasta que fuera seguro hacerlo de otra manera. En ese momento, unas 15 personas abandonaron la casa porque su trabajo era demasiado importante para ellos. Entiendo su posición, pero todavía siento que no entienden completamente cuán terrible es este virus y cuántas personas morirán. Es el 22 de abril cuando escribo esta reflexión. México aún no ha recibido el virus con toda su fuerza. Todavía estamos lejos de aplanar la curva y presenciar cuán terrible será esta pandemia cuando llegue a su punto máximo, que según el presidente López Obrador,  debería ser entre el 2 y el 8 de mayo.

Mientras tanto, seguimos haciendo tres cosas esenciales:

1) Tener el mejor cuidado posible de las 33 personas en nuestra casa

2) Entrega de alimentos a unas 50-60 personas por día que son antiguos residentes  de Casa (desayuno y cena)

3) Cuando un nuevo migrante llega a nuestra puerta (muy pocos han llegado en las últimas dos semanas), le damos instrucciones para llegar al  Mega-Albergue  operado por el gobierno,  que puede albergar hasta 3000 personas.

Mientras tanto, seguimos recordando a nuestros huéspedes que aprovechen su tiempo de vacaciones, porque cuando todo esto termine habrá mucho trabajo en Tijuana y  poco tiempo para descansar.

La tercera pregunta más popular de los periodistas,  es cómo le está yendo a la Casa en este contexto  de pandemia mundial,  y a esta pregunta me gustaría responder que estamos viviendo un día a la vez y adaptando nuestros planes a lo que cada día nos presenta. En este momento todos los días  son una nueva aventura, y nadie tiene el libro de jugadas para  el Superbowl de la pandemia. 

Nuestros tres desafíos principales han sido:

1) Tener suficientes alimentos y suministros para cuidar a las personas.

2) Tener suficiente personal para mantener la Casa funcionando

3) Tener suficientes actividades para mantener ocupadas a las personas para que no sufran aburrimiento

Bueno, me complace informar que después de un mes de experiencia y muchos cambios y adaptaciones hemos llegado a un cierto ritmo de vida que mantiene a las personas felices y motivadas.

  • La comida y los recursos no han sido un problema y muchas personas generosas continúan apoyándonos regularmente. Estamos comiendo muy bien y algunos de nuestros huéspedes se quejan de que están aumentando de peso, por lo que hemos adoptado un vigoroso  programa de calistenia , varias veces a la semana.
  • En términos de personal,  después de varios intentos de resolver las cosas con el equipo completo, hemos reducido las  actividades, así el 75% del personal trabaja desde casa y seis miembros del personal vienen 3 días a la semana durante 5 horas.  Hemos tenido que pedirles a todos los cocineros voluntarios externos que se queden en sus casas porque en su mayoría son personas de la tercera edad. Sin embargo, permítanme decir que Dios es bueno, y nos envió un migrante deportado que era un chef profesional en los Estados Unidos. Nuestro chef, junto con algunos otros voluntarios migrantes están haciendo un gran trabajo al administrar nuestra cocina, sin embargo, cuando todo está dicho y hecho, permítanme decir que la Casa puede sobrevivir y prosperar gracias a la presencia de 5 voluntarios dedicados, que vienen de 5 países diferentes y que trabajan día y noche para mantener la Casa en funcionamiento. No sé qué haría sin ellos, así que todo lo que puedo hacer es rezar por ellos todos los días.
  • En cuanto a las actividades, nos ha llevado un tiempo y seguimos jugando un poco con las cosas, pero parece que hemos alcanzado un gran equilibrio en nuestro programa de actividades tanto para adultos como para niños. Sé esto a ciencia cierta porque puedo escuchar su risa que llega hasta el cuarto piso.

A pesar de la pandemia que causa estragos fuera de las puertas de la Casa, las personas que viven dentro  parecen estar bastante felices y, por supuesto, eso nos hace la vida mucho más fácil

Ahora, antes de terminar esta reflexión bastante extensa, quería hacer algunos comentarios sobre el futuro o como me gusta llamarlo ¨ la  vida después de la pandemia mundial¨ . Permítanme comenzar diciendo que esto llegará a su fin y que las cosas volverán a la normalidad, pero quedan algunas preguntas: ¿cómo será la vida? ¿seré una mejor persona por haber sobrevivido a esta experiencia? ¿habré aprendido algunas lecciones de vida para mi futuro, o simplemente estaré extasiado porque puedo salir a comer y tomar un café con algunos amigos? Quién sabe realmente, pero déjenme decir lo que creo que serán las tres grandes conclusiones de la experiencia mundial:

1) Este ha sido un tiempo para un gran crecimiento espiritual. Pueden llamarme loco, pero creo que la pandemia mundial tiene el potencial de ser una experiencia excepcionalmente espiritual y que cambiará la vida de muchas personas. Piénsenlo: cuántas veces alguien le ha invitado a ir a un retiro y con qué frecuencia hemos respondido, lo siento, pero estoy demasiado ocupado ahora. Bueno, Dios te ha dado un retiro de todo  de 2 meses,  y quiero decir que Dios le ha dado a todo el planeta la oportunidad de retirarse. Lamento decirlo, pero si no hemos  aprendido mucho de esta experiencia pandémica, ningún otro retiro en el mundo les  acercará a Dios. La buena noticia es que no ha terminado y aún puede aprovechar las ventajas espirituales de lo que queda del tiempo pandémico en el planeta Tierra.

2) Este ha sido un momento para agradecer. ¿Por qué están diciendo que no y nada de qué estar agradecidos en medio de una pandemia mundial? Durante este tiempo de la orden obligatoria de quedarse en casa, constantemente viene a mi cabeza algo de sabiduría que seguramente todos hemos escuchado a lo largo de nuestra vida y dice así :  simplemente,  no sabes lo que tienes hasta que lo has perdido. Bueno, durante estas últimas semanas, hemos perdido mucho, pero tal vez la mayor pérdida ha sido la libertad de hacer  lo que queremos y cuando queremos. Es como si el mundo entero hubiera sido castigado y simplemente no sabemos cuándo se levantará esta carga, y podremos volver a la normalidad. Mientras tanto, ha sido un momento de gran aprendizaje y hemos llegado a apreciar muchas cosas, como la familia, los amigos, la iglesia, el trabajo, el juego e incluso la escuela. Muchas cosas que hemos dado por sentado en el pasado ahora se han convertido en cosas para atesorar en el futuro cuando recuperemos nuestra libertad y la vida vuelva a la normalidad. Entonces, mientras continúas este viaje pandémico, no te olvides de agradecer las pequeñas cosas de la vida.

3) Este ha sido un momento especial para llegar a otros y  dejar de  enfocarnos  solamente en nosotros mismos . Esto  ha representado  una invitación  a ser generosos y dar nuestro tiempo, talento y  recursos para ayudar a otros que están sufriendo mucho más que nosotros . Durante este terrible momento de la vida, simplemente me ha sorprendido ver la bondad de la humanidad. A pesar de todo el mal que el COVID19 ha causado, constantemente  he sido testigo de los actos de bondad de las personas . Recientemente, y casi cada noche , las noticias se ha centrado en las personas que se acercan y comparten con otros: procurando  al vecino de la tercera edad, como voluntario en un centro de distribución de alimentos y, además, muchos padres educan en casa a sus hijos. Esto me ha dado la esperanza de un futuro mejor para todos aquellos que continuarán poblando nuestro hogar común llamado planeta tierra.

 Otra cosa para resaltar es que si vives en una ciudad poblada, solo mira por la ventana y ve la claridad en el panorama , respira la nueva corriente de aire fresco que parece estar llenando los cielos  en estos días. Parece que Dios le ha dado al planeta tierra un descanso de nuestra contaminación y podemos ver y respirar la diferencia. 

Sí, este ha sido un buen momento para que todos compartamos nuestras bendiciones con otros que tienen mucho menos. De hecho, es hora de que agradezcamos a Dios por todo lo que nos ha dado y tal vez nos comprometamos  a hacer más y ser más para hacer de nuestro mundo un lugar mejor,  porque somos sobrevivientes de la pandemia mundial de 2020.

Una nota final para todos aquellos que han estado preguntando cómo pueden  ayudar a la Casa del Migrante , porque cuando todo esto termine necesitaremos mucha ayuda para ponernos en marcha. Estamos en medio de la construcción de una escuela de oficios para migrantes aquí en Tijuana, que esperamos abrir en otoño. Tenemos cubiertos los costos de construcción, pero necesitaremos mucha ayuda para poner en marcha este proyecto particularmente importante.

Algunas formas que podría considerar para apoyarnos en Casa del Migrante son : 

1) Conviértase en voluntario(a) de Casa – Durante este tiempo de COVID 19 hemos tenido una comunidad de cinco voluntarios muy dedicados que sirven aquí en la Casa. En estos tiempos extremadamente difíciles han sido el corazón y el alma de la Casa. A fines de mayo, tres de los cinco voluntarios regresarán a casa, por lo que estamos buscando tres voluntarios a largo plazo dispuestos a brindar de tres a nueve meses de servicio. Le puedo prometer que esta  será la experiencia de tu vida. Si cree que puede ser útil, envíenos un correo electrónico a progvoluntariado@yahoo.com

 

2) Ser   patrocinador(a)  de  CESFOM (Centro de Formación Scalabrini para Migrantes) es una forma definitiva de ayudar a los migrantes a comenzar una nueva vida. Nuestro nuevo edificio contará  con 6 aulas donde les daremos a hombres y mujeres las herramientas que necesitan para comenzar una nueva vida. Tijuana tiene muchas posibilidades de empleo y esperamos preparar a las personas para salir y alcanzar estas oportunidades. Te invitamos a ser patrocinador de CESFOM de cualquier forma posible. Como se pueden imaginar, comenzar una escuela desde cero es todo un desafío, por lo que necesitamos todo, desde computadoras, escritorios, sillas y sin mencionar los salarios de los maestros. Si deseas ser patrocinador de CESFOM, comuníquese con Laura Barbara a CESFOM@gmail.com

3) Conviértete en donante de Casa – Esperamos y rezamos que las cosas puedan volver a la normalidad aquí en la Casa en algún momento a  mitad del verano. Sin embargo, para que eso suceda, necesitaremos mucha ayuda. Como institución en los últimos meses, nos comprometimos a pagar los salarios completos de todo nuestro personal, aunque muchos trabajan  desde casa y algunos trabajaban solo tres días a la semana de forma presencial . El resultado de este compromiso es que tuvimos que profundizar en nuestros ahorros y ahora necesitamos reponer esos ahorros para continuar sirviendo a los migrantes. Por lo tanto, le pedimos que nos ayude de una de estas tres maneras: 1) Puede enviar  un  cheque a la Casa , 2) Donar  a través de PayPal o 3) Realizar  un depósito directo en una de nuestras cuentas de Casa. Para obtener más información sobre cómo puede ayudarnos, envíe un correo electrónico a casadelmigrantetijuana@gmail.com

Mientras tanto, continuemos viviendo nuestras vidas lo mejor que podamos y  como sobrevivientes de la Pandemia encontremos inspiración  para hacer más por otras personas con lo que Dios nos ha dado aquí en el planeta tierra.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>
*
*